Ir al contenido principal

Google+ Badge

Las 5 mejores excusas para justificar un embarazo ilegítimo

Desde tiempos inmemoriales, desde que el hombre es hombre, e incluso desde que el hombre era mono, se tiene constancia de que han existido las infidelidades y por extensión los embarazos ilegítimos como consecuencia de las mismas.

Pero si el Homo sapiens se caracteriza (normalmente) por la capacidad de agudizar el ingenio cuando es menester, en el caso de las cuestiones cornamentísticas la cosa no iba a dar para menos. Míticas son algunas historias de sonados engaños amorosos, y de famosos hijos putativos (cuyo apelativo les viene que ni pintado, así las cosas).

Sin embargo, de lo que no siempre se habla abiertamente (quizás porque más de uno tendría razones para guardar silencio), es de las excusas más sonoras que las esposas adúlteras han podido llegar a tejer a lo largo de la historia para librarse de castigos y estigmas, para mantener su estatus económico o para conservar su reputación (aunque de nuevo el sustantivo les venga como anillo al dedo).

Hoy he seleccionado para vosotros algunas (a modo de "Top 5") de las mejores (probables) excusas puestas por mujeres de diversos lugares y momentos de la historia para justificar un embarazo que por una razón, u otra, habría despertado sospechas en los respectivos maridos o personas cercanas.

Empezando la cola por el 5º puesto, tenemos a...

5º. Los fantasmas de sábana blanca

Cuando invocamos mentalmente la imagen de un fantasma, uno de los clásicos, con toda seguridad aparece en nuestra imaginación una sábana blanca con dos agujeros a modo de ojos y que levita por la ventana de la casa.

El origen de la creencia en este típico fantasma se forjó hace muchos siglos como una excusa para justificar infidelidades, amantes furtivos y embarazos no deseados. Si el marido sorprendía a la esposa infiel con el amante, éste apenas acertaba a cubrirse con una sábana, salir por la ventana y escapar por los tejados.



Aunque pueda parecer ridículo y muy lejano en el tiempo, hasta hace no muchas décadas aún no era del todo extraño encontrarse con una mujer "atacada" por uno de estos "fantasmas" en zonas rurales o menos evolucionadas de nuestro país.

Continuamos con un caso de excusa "tecnológica", sin duda un campo aún por explotar:

4º. Embarazada por ver cine "porno" en 3-D

O eso es al menos lo que Jennifer Stewart, una mujer norteamericana de 38 años, le dijo a su marido (un soldado que había estado destinado en Irak) para justificar el embarazo producido durante su ausencia.

La mejor excusa que pensó Stewart fue que "el cine porno con las nuevas teles 3D es tan realista que ha provocado que me quede embarazada viendo una película". Al parecer, para complicar más las cosas, el niño nació de color negro, siendo el marido un hombre blanco. Jennifer afirma que el niño se parece al protagonista del filme, que era un hombre de color (negro).

Probable imagen de Jennifer Stewart durante su estereoscópico embarazo

Por fortuna el marido de Jennifer Stewart confía ciegamente en ella por lo que el matrimonio parece haberse salvado (de momento).

Más detalles de la historia (probablemente falsa) en este enlace.

3º. Los íncubos

Otras de las criaturas que la mitología medieval aportó al imaginario colectivo fueron los íncubos.

Un íncubo era un tipo de demonio muy emparentado con las historias de los visitantes de dormitorio y también de la parálisis del sueño.

Según la leyenda, los íncubos poseían carnalmente a las doncellas en su alcoba durante la noche y ocasionalmente las dejaban embarazadas, dando lugar a hijos malditos, deformes o con poderes sobrenaturales, como el mago Merlín del que se decía era un hijo engendrado por un demonio nocturno.



La realidad detrás de la ficción es la que imagináis: la picaresca femenina evolucionó en forma de este ser demoníaco como medio para justificar embarazos y relaciones sexuales furtivas.

Por cierto, que también existe la contraparte femenina: el súcubo (que seguramente venía de perlas a los varones para justificar enfermedades de carácter sexual como la sífilis).

A continuación, nada más bizarro y merecedor del segundo puesto que...

2º. El tokoloshe sudafricano

Esta es de traca. Como si de una versión africana del íncubo se tratase, el tokoloshe es un ser que visita los dormitorios de las mujeres, provoca accidentes de tráfico, averías en las fábricas, y todo tipo de travesuras que son perfectas para encubrir cualquier cagada.

Abunda en Sudáfrica principalmente, pero también en otros países del sur del continente, como Angola o Mozambique.

Según las gentes del lugar, un tokoloshe es una especie de duende peludo de baja estatura, con un pene larguísimo que puede incluso cargárselo al hombro y le seguiría colgando por la espalda (claro, así no me extraña), y con la capacidad de hablar (como balbuceando, eso sí).

Además, aquí se lo tienen mejor montado que en ningún sitio; el tokoloshe no es un demonio maldito, sino que las familias visitadas por uno se consideran afortunadas, y los hijos engendrados son signo de riqueza y buena suerte para el hogar (siempre y cuando el tokoloshe no sea públicamente delatado). Tanto es así que los hombres cuyas mujeres han sido preñadas por un tokoloshe incluso consienten en hacer ofrendas a modo de leche y comida que dejan por la noche en la habitación para que la criatura dé buena cuenta de ellas.

Es decir; que es todo un chollo ser amante de una mujer sudafricana. Te hartas de cepillártela y encima eres agasajado por el marido y la madre de ella.

Tokoloshe


Y no, no es un mito antiguo, ni mucho menos. En la actualidad se estima que un porcentaje bastante elevado de la población sudafricana cree en la existencia del tokoloshe como algo totalmente indiscutible. Una búsqueda rápida por la web rápidamente nos arroja miles de resultados acerca de este duendecillo burlón y salido, y no es difícil encontrar a hombres preguntando en los foros qué han de hacer ahora que su mujer ha quedado embarazada por un tokoloshe. Y por supuesto tampoco falta quien le responda.

Y por fin, en el TOP 1, el ganador indudable es...

1º. El Espíritu Santo

Sin duda, en los anales de la historia (incluso la inventada) no se conoce historia más inverosímil que la que le contó una joven María a su marido para (probablemente) justificar lo injustificable; al menos lo de los íncubos tenía cierto atractivo romántico, y los tokoloshes todavía hacen gracia. Pero... ¿el "espíritu santo"?

Aún así, la mitología cristiana ha resuelto interpretar la divina concepción como causada por un espíritu que al parecer se posó "como una blanca paloma" sobre la afortunada María (espero que nadie interprete como zoofilia lo que pasó allí).

Además, al parecer, luego el joven y furtivo engendrador tuvo que ponerse el disfraz de ángel y hacer el número de anunciar lo sucedido, no fuese que José desconfiase de María (que era como todos sabemos virgen y casta, y sólo un espíritu podía haber sido el causante de su dulce espera).

Representación alternativa e hipotética del Espíritu Santo


Ahí tenéis, Ikéres Jimeneces, Jotasjotas Beniteces y demás fauna: una nueva "teoría" para que saquéis tajada con vuestras chorradas de pseudoinvestigación. Ya estoy viendo el próximo programa de Cuarto Milenio y su titular: "¿fue el arcángel San Gabriel el verdadero padre de Jesús?"

Enlaces relacionados:



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoax: El misterio de los números fenicios y sus ángulos

En cierta ocasión, un compañero de trabajo me contó una curiosa hipótesis según la cuál los símbolos que utilizamos hoy en día en nuestro sistema numérico decimal (para entendernos, 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9) tienen su origen en los números de los antiguos fenicios y que dichos símbolos representan el número según la cantidad de ángulos que tenía en su forma y trazo original.
Quizás hayáis visto en algún blog una historia parecida pero atribuyendo el origen a los antiguos números arábigos. Incluso, rizando el rizo, hayáis encontrado artículos diciendo que dichos números son fenicios o arábigos, como si ambas cosas fuesen lo mismo pero con distinto nombre. Y en todos los casos os habrán mostrado una ilustración parecida a esta:


El cero se supone que no tiene ángulos al ser redondo (aunque lo correcto sería decir que tiene infinitos ángulos dado que tiene infinitos lados).
En apariencia parece una hipótesis bastante coherente y no exenta de cierta belleza. La lástima es que en cuan…

EL BULO DEL MEDICAMENTO SUSPENDIDO

Buenas noches, queridas/os internautas/os y demás tribus de crédulos oligofrénicos.
Hace escasamente unos minutos, he recibido un e-mail de alguien que pese a ser bastante inteligente, hombre de ciencias y objeto de gran admiración por mis partes, se ha tragado un bulo de estos que corren por Internet cuando algún tema peliagudo se pone de moda.
En este caso, y en la línea de los conspiranoicos anti-farmaceúticas y anti-vacunas, el e-mail que alguien ha puesto en circulación nos alerta de un "gravísimo riesgo" de sufrir hemorragia cerebralsi tomamos antigripales, debidos a la fenilpropanolamina que estos contienen supuestamente. El contenido del correo es este:

Estas cosas no salen en las noticias, porque si no el mercado farmacéutico temblaría, pero como estoy vinculada al mundo sanitario, me llega información verdadera.
Esther
Dpto. Cardiología
Hospital Insular.
Gran Canaria

Buenos días, no comprar antigripales, tomar solo termalgin o ibuprofeno(dalsy para los niños)
Saludos.

SEC…

La Isla de Pascua y las piedras de Stonehenge: la última tontería magufa

A veces la ficción (magufa) supera por completo nuestras previsiones. En algún momento alguien hizo un dibujo con una clara orientación humorística que terminó como fuente de otra de tantas "teorías" alternativas habituales en el mundillo de la pseudociencia, junto al monstruo del Lago Ness, la desaparecida Atlántida o la Abominable Virgen de las Nieves.
En concreto nos referimos a este curioso dibujo:




Según la ilustración, se sugiere que las piedras de Stonehenge serían en realidad los pies de alguna de las cabezas Moai de la Isla de Pascua.