Ir al contenido principal

Google+ Badge

El productor musical. ¿Qué es en realidad?

A menudo, la gente que sabe de música lo mismo que yo de técnicas de punto de cruz, se pone (sin el más mínimo pudor) a discutir sobre el mundo de la producción musical y otros temas relacionados y además con la satisfacción que les da creer que están descubriendo la pólvora en un contexto que desconocen por completo.

De las tonterías que se escuchan habitualmente en estas conversaciones, está aquella de "el productor musical es el que pone la pasta y si no sabe invertir, pues que se joda si le toca perder".

Pues va a ser que no.

Por alguna razón, aquí en España (ignoro si exclusivamente), el término "productor" suele estar  malinterpretado y la mayoría de personas en realidad ni siquiera sabe a qué se dedica tan emblemática figura. Incluso la paupérrima entrada de la Wikipedia al respecto se nota que está escrita por alguien que de producción musical no tiene demasiada idea. Probablemente se confunden con lo que tradicionalmente se ha llamado "productor ejecutivo", que suele ser muchas veces el impulsor conceptual de la idea, y quien se dedica a las gestiones necesarias (contratación, alquileres, etc.). Pero tampoco necesariamente el inversor de la pasta (que, cada vez con más frecuencia, es el propio artista principal).


 ¿Pero, qué es, entonces, un productor musical?

En esencia se puede resumir en la siguiente frase: es el responsable técnico y artístico de la creación de un disco.

Sé que es una definición ambigua y demasiado amplia. Podemos concretar un poco con una lista breve de algunas de las tareas típicas que realiza el productor (no necesariamente todas, ni todas a la vez):

  • Grabación de los instrumentos: suele ser el encargado de registrar lo que los instrumentistas ejecutan. Ha de tener por tanto conocimientos de ingeniería de sonido, uso de microfonía, manejo de aparatos, etc.  Igualmente, ha de conocer bien los instrumentos musicales para poder sacar lo mejor de ellos durante la grabación.
  • Arreglos musicales: en música, un "arreglo" no consiste en una "reparación", como muchos creen. El arreglo consiste en definir y escribir, nota por nota, qué es lo que cada instrumento ha de tocar. Por tanto, el productor suele ser músico.
  • Composición: en muchas ocasiones, el artista llega al estudio con un triste boceto donde sólo hay una melodía poco definida y unos simples acordes tocados en una guitarra. El productor se ve obligado a terminar de componer la pieza, añadiendo acordes, modificando la estructura, enriqueciendo musicalmente la composición hasta tener algo decente.
  • Procesado del sonido: efectos, ecualizaciones, compresiones... Muchas pistas necesitan modificar o enriquecer su sonido según convenga. Para ello el productor (aparte de tener un oído y criterio musical muy experimentado) ha de conocer muy bien toda la tecnología involucrada.
  • Programación MIDI y DAW: el productor es el encargado de programar nota por nota, controlador por controlador, todas aquellas pistas reproducidas por MIDI en un sintetizador (físico o virtual). Igualmente es el encargado de juntar todo el proyecto y gestionar todo el entorno del mismo en el DAW (o en el magnetofón multipista, si todavía se diera el caso). Esto obliga al productor a estar a la última en informática musical (y mira que ese término me gusta poco).
  • Mano izquierda: por si tuviese poca faena, es además el que tiene que lidiar entre las peleas de los miembros del grupo, animar a la cantante diva que siempre la caga en la misma nota y tener la paciencia necesaria para que el proyecto no se vaya al garete. Y creedme: no es nada fácil.
  • Mezcla: una vez que se han añadido todos los ingredientes al DAW, ahora hay que cocinarlo: si tenemos 32 pistas de instrumentos, cada uno con sus efectos, sus procesos, sus automatismos, etc., ahora hay que conseguir que todo ese jaleo de cosas coexistan de manera natural; sin pisarse, sin molestarse, sin estorbarse, ajustando volúmenes, planos sonoros, panoramas, lo que sea, hasta reducirlo todo a la mezcla estéreo L-R que finalmente acaba en nuestras manos (previa masterización, que es el último toque que se le da al sonido). Esta es una de las etapas más delicadas y difíciles de abordar de cualquier producción.

Pro Tools. El DAW considerado estándar de facto en la industria musical

En realidad podríamos seguir y seguir y veríamos que las tareas (y sus respectivos marrones) de un productor musical parecen no terminarse nunca. Pero creo que en su lugar será más constructivo que os deje un enlace externo donde lo explican todo mucho mejor que yo.


También os digo una cosa: la producción musical es tan sacrificada como gratificante. Para quien le pique el gusanillo y tenga interés por meterse en el mundillo, le recomiendo el mejor portal de habla hispana dedicado al mundo del sonido y de la producción musical:





Grandes productores musicales:

Alan Parsons mezclando el mítico disco Tubular Bells de Mike Oldfield
Quincy Jones (productor de algunos discos de Michael Jackson)
Trevor Horn, productor de auténticos discazos como los de Seal, Grace Jones, Oldfield y muchos otros (¿os acordáis del cantante gafotas de "Video killed the radio star"? ¡Sí, es él!)
Phil Spector. Este señor fue el padre del sonido de finales de los 60. La técnica llamada "wall of sound" que dio el carácter de discos de gente como The Beatles, ABBA, The Hollies, The Beach Boys... (ahora está en prisión por asesinato).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoax: El misterio de los números fenicios y sus ángulos

En cierta ocasión, un compañero de trabajo me contó una curiosa hipótesis según la cuál los símbolos que utilizamos hoy en día en nuestro sistema numérico decimal (para entendernos, 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9) tienen su origen en los números de los antiguos fenicios y que dichos símbolos representan el número según la cantidad de ángulos que tenía en su forma y trazo original.
Quizás hayáis visto en algún blog una historia parecida pero atribuyendo el origen a los antiguos números arábigos. Incluso, rizando el rizo, hayáis encontrado artículos diciendo que dichos números son fenicios o arábigos, como si ambas cosas fuesen lo mismo pero con distinto nombre. Y en todos los casos os habrán mostrado una ilustración parecida a esta:


El cero se supone que no tiene ángulos al ser redondo (aunque lo correcto sería decir que tiene infinitos ángulos dado que tiene infinitos lados).
En apariencia parece una hipótesis bastante coherente y no exenta de cierta belleza. La lástima es que en cuan…

EL BULO DEL MEDICAMENTO SUSPENDIDO

Buenas noches, queridas/os internautas/os y demás tribus de crédulos oligofrénicos.
Hace escasamente unos minutos, he recibido un e-mail de alguien que pese a ser bastante inteligente, hombre de ciencias y objeto de gran admiración por mis partes, se ha tragado un bulo de estos que corren por Internet cuando algún tema peliagudo se pone de moda.
En este caso, y en la línea de los conspiranoicos anti-farmaceúticas y anti-vacunas, el e-mail que alguien ha puesto en circulación nos alerta de un "gravísimo riesgo" de sufrir hemorragia cerebralsi tomamos antigripales, debidos a la fenilpropanolamina que estos contienen supuestamente. El contenido del correo es este:

Estas cosas no salen en las noticias, porque si no el mercado farmacéutico temblaría, pero como estoy vinculada al mundo sanitario, me llega información verdadera.
Esther
Dpto. Cardiología
Hospital Insular.
Gran Canaria

Buenos días, no comprar antigripales, tomar solo termalgin o ibuprofeno(dalsy para los niños)
Saludos.

SEC…

La Isla de Pascua y las piedras de Stonehenge: la última tontería magufa

A veces la ficción (magufa) supera por completo nuestras previsiones. En algún momento alguien hizo un dibujo con una clara orientación humorística que terminó como fuente de otra de tantas "teorías" alternativas habituales en el mundillo de la pseudociencia, junto al monstruo del Lago Ness, la desaparecida Atlántida o la Abominable Virgen de las Nieves.
En concreto nos referimos a este curioso dibujo:




Según la ilustración, se sugiere que las piedras de Stonehenge serían en realidad los pies de alguna de las cabezas Moai de la Isla de Pascua.