Ir al contenido principal

Carta a unos padres que han decidido no vacunar a sus hijos, por José Miguel Mulet

Buenas a todos,
normalmente yo sólo alimento este cutre-blog con contenidos de cosecha propia, por una simple cuestión de lógica. Pero hay alguna que otra excepción en la que encuentro cosas por ahí que por su brillantez merecen ser republicadas.
Es el caso de esta entrada realizada por José Miguel Mulet en su blog Los productos naturales ¡vaya timo!.   Os recomiendo que siempre que podáis hagáis un seguimiento de los artículos de este brillante científico valenciano.
A continuación, el copia-pega de su genial post:


Estimados padres:
He oído que en las últimas fechas ganan adeptos los movimientos antivacunas en los que padres como vosotros decidís no vacunar a vuestros hijos. Pensáis que las vacunas son malas, malísimas. Por alguna extraña razón habeis decidido hacer caso a dos o tres médicos sin ningún prestigio académico, a una monja y a una ex modelo de Playboy (extraña combinación, digna de película de serie Z). Para justificaros soléis citar un estudio de un tal Wakefield, a pesar que se ha demostrado se falsificó los datos en su propio beneficio. No se porque le dais más importancia a un estudio falso que a los miles que certifican los beneficios de la vacunación.


Quizás penséis que la vacunación es innecesaria porque de nuestra salud cuida la divina providencia, el espíritu natural de nuestra madre tierra, o que la enfermedad es un desequilibrio energético que solo debe ser afrontado de forma holística potenciando psíquicamente el proceso de autocuración. Las creencias son libres, pero deberías mirar como ha ido bajando la tasa de mortalidad infantil en los últimos 100 años ¿no te invita a la reflexión que todos estos remedios alternativos han empezado a ser efectivos a medida que iba mejorando la medicina?
 

Escucha... y oirás las mentiras que cuenta
 Pensad por un momento en un grifo. Desde que nacisteis habéis vivido rodeado de grifos. En la cocina, en el baño, hasta en el jardín y en el parque hay grifos. En casi todos los grifos abres y sale agua. Es un instrumento tan cotidiano que puedes llegar a pensar que para tener agua solo te hace falta un grifo. Como tienes dos dedos de frente sabes que para que salga agua, detrás del grifo necesitas tuberías, una potabilizadora y un pantano. Si piensas que sin vacunar a tu hijo su salud va a ser buena, es como ir de excursión y llevarte un grifo en vez de una cantimplora.


Cuando yo era pequeño sino quería comer mis padres me recordaban la cantidad de niños en el mundo que pasaban hambre y que valorara la suerte de tener todos los días un plato en la mesa. Vuestra actitud con las vacunas es propia de los niños malcriados que lo han tenido todo muy fácil en la vida y no la de unos padres concienciados. Miles de niños mueren cada año por no tener acceso a la vacunación, y tu rechazas este privilegio para tus hijos. Quizás podríais considerar que vuestros padres demostraron tener más sentido común que vosotros. Ellos os vacunaron cuando erais pequeños y vosotros en cambio le negáis ese derecho a vuestros hijos.



¿Te sientes orgulloso de lo que le pasó a Dana?
 Hace poco un juez de Granada obligo a un grupo de padres que pensaba como vosotros a vacunar a sus hijos. Os puede parecer una decisión escandalosa o que coarta vuestra libertad, pero no es el caso. Derechos y privilegios conllevan obligaciones y vosotros como padres tenéis la obligación de educar y cuidar a vuestros hijos. Si decidís no vacunarlos estáis incumpliendo esta obligación, y si además varios de vuestros hijos expuestos se juntan en la misma aula no solo hacéis peligrar la vida de vuestros hijos si no también la de sus compañeros cuyos padres son más sensatos que vosotros.


Si después de leer todo esto decides continuar anteponiendo las tonterías que lees por internet a la vida de tus hijos, deberías replantearte el afecto que sientes por ellos. Seguramente merezcan unos padres que de verdad se preocupen por su salud. 

Os dejo algunos ejemplos:

Una entrada muy buena (como casi todas) del blog de Yamato.

Lista de bajas conocidas (en inglés).

y como una imagen vale mas que mil palabras, te dejo este vídeo genial de Penn and Teller, que te explicará esto mismo que yo te estoy diciendo de forma mucho más gráfica... está en inglés pero no hace falta entender lo que dicen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoax: El misterio de los números fenicios y sus ángulos

En cierta ocasión, un compañero de trabajo me contó una curiosa hipótesis según la cuál los símbolos que utilizamos hoy en día en nuestro sistema numérico decimal (para entendernos, 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9) tienen su origen en los números de los antiguos fenicios y que dichos símbolos representan el número según la cantidad de ángulos que tenía en su forma y trazo original.
Quizás hayáis visto en algún blog una historia parecida pero atribuyendo el origen a los antiguos números arábigos. Incluso, rizando el rizo, hayáis encontrado artículos diciendo que dichos números son fenicios o arábigos, como si ambas cosas fuesen lo mismo pero con distinto nombre. Y en todos los casos os habrán mostrado una ilustración parecida a esta:


El cero se supone que no tiene ángulos al ser redondo (aunque lo correcto sería decir que tiene infinitos ángulos dado que tiene infinitos lados).
En apariencia parece una hipótesis bastante coherente y no exenta de cierta belleza. La lástima es que en cuan…

La Isla de Pascua y las piedras de Stonehenge: la última tontería magufa

A veces la ficción (magufa) supera por completo nuestras previsiones. En algún momento alguien hizo un dibujo con una clara orientación humorística que terminó como fuente de otra de tantas "teorías" alternativas habituales en el mundillo de la pseudociencia, junto al monstruo del Lago Ness, la desaparecida Atlántida o la Abominable Virgen de las Nieves.
En concreto nos referimos a este curioso dibujo:




Según la ilustración, se sugiere que las piedras de Stonehenge serían en realidad los pies de alguna de las cabezas Moai de la Isla de Pascua.

Por qué me he largado de Orange 17 años después

Normalmente uno explica algo y luego lo complementa con un símil para una mejor comprensión de lo expuesto.
Yo voy a empezar justamente de la manera contraria, con un símil que ayudará (espero) a hacer entender mi frustración.
Supongamos que hemos ido a cenar a un restaurante que anuncia un menú del día a 12.99 €. Nos parece un buen restaurante, ya hemos comido antes sin problema alguno y el precio es de lo mejor que hay por la zona.
Nos sentamos, pedimos los primeros y segundos y las bebidas, que nos traen a los cinco minutos. Pero, no sin sorpresa, vemos que nos han traído un tercer plato (aparente cortesía de la casa) que no hemos pedido, que además no nos cabe porque es demasiada comida, y que se queda sin consumir.
Pero el problema viene cuando nos traen la cuenta: descubrimos, con desagrado, que el menú no cuesta 12.99 € tal y como estaba anunciado, sino que nos han clavado 15.99 €. Tras hablar con el encargado se defiende diciendo que es cierto que nos han cobrado 3 € de más, …