domingo, 26 de abril de 2009

"Pandilleros" o el teatral regreso de Fundación Tony Manero

Buenas tardes y saludos a todos los aburridos lectores que andáis out there un aburrido domingo, tras una aburrida resaca, debida a una no tan aburrida (o sí) noche de sábado. Y bienaventurados aquellos para los que anoche no fue sábado, sino sabadete (especialmente si la cena previa mereció el ulterior esfuerzo).

Misshapen Reality (¡sí, este blog!) nace hace ya más de un año con la temible intención de compartir con el resto de la estirpe humana la oscura y deformada visión del universo que se esconde en mi maltrecha quijotera. Porque a veces, la realidad más aparentemente distorsionada es precisamente la más interesante y la que paradójicamente muestra de qué estamos hechos.

¿Cómo se explica que hayan pasado más de trece ciclos lunares desde la creación de esta bitácora hasta esta primera entrada? La respuesta es fácil: pensé que no tenía nada interesante que decir; hasta ahora:

Fundación Tony Manero ha sacado nuevo disco.

El hecho ocurrió este pasado mes de febrero, y entonces me puse rápidamente a escudriñarlo y a escribir un artículo acerca del mismo. Dicha "review" se quedó en algún lugar de cualquiera de los cientos de ordenadores con los que lidio en mi día a día, y por una mezcla de sucesos personales, desidia, falta de tiempo y de estabilidad mental, no me he animado hasta ahora a publicarla.

Desde entonces ya han pasado cosas al respecto, por lo que debe el lector situar la siguiente crítica en el contexto en el que fue escrita, es decir, en los primeros días posteriores a la publicación del disco. A continuación he agregado un segundo artículo con mis impresiones tras ver la presentación en vivo del álbum, que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en el teatro L'Estruch en la localidad de Sabadell.

Va por Ustedes.



"Pandilleros", nuevo disco de la FTM

Fundación Tony Manero, o, lo que es lo mismo, la que posiblemente es la mejor banda de disco-funk de nuestro país acaba de sacar su cuarto LP (discos de directos aparte, 1 y 2) bajo el título de "Pandilleros".

Conceptualmente el disco es diametralmente opuesto a los ya nostálgicos Looking for la fiesta (2001) y Sweet Movimiento (2002), álbumes de un acabado musical impecable y que consagraron a la banda con sus probablemente más conocidos singles, "Supersexy girl" y "United soul", así como del tercer disco, "Click!" al que siempre he considerado como un LP de transición. Si bien en dichos trabajos predominaba más el brillo de determinados singles, "Pandilleros" es un disco conceptual, al estilo de como se hacían las cosas hace treinta años.

El ideólogo de este (a priori) suicidio comercial es, como no podía ser de otra forma, Lalo López, guitarrista de la banda y prolífico compositor de muchos de sus más conocidos éxitos, quien con la intensa colaboración del resto del grupo (sin excepción), ha rescatado y tejido una buena historia ambientada en las guerras de pandillas, los problemas de los jóvenes con las drogas, y los conflictos sociales que, a principios de la década de los 80, causaron estragos en los extrarradios de las principales ciudades de nuestro país.

La historia

Con una clara influencia de películas como The Warriors (1979) o la española Perros callejeros (1977), la Fundación nos cuenta la historia de dos hermanos que pasan una feliz infancia en el barcelonés barrio de Sanjatan, en el extrarradio de la ciudad condal. Sin embargo, dicha felicidad pronto se verá oscurecida con la llegada de la droga al barrio y el nacimiento de las primeras pandillas de jóvenes delincuentes. Lula, la novia del mayor de los hermanos (Ray) es violada y golpeada por Benito Cucamonga, el líder de la banda de los "Peineta", dejándola en estado de coma. El desdichado Ray, ajeno a la autoría real del ataque, ingresa en la banda dejándose arrastrar por la anárquica violencia que gobierna las calles.

Entre tanto, Beto, el hermano menor de Ray, quien siempre fue menos conflictivo y se esforzó por estudiar para ser un hombre de provecho, entra a formar parte del cuerpo de policía como cadete. La pasma aprovecha su parentesco con el ya enfangado Ray Manero y lo usan como topo para intentar detener la violencia de los "Peineta" desde dentro. Sin embargo, la policía duda de la efectividad de Beto (víctima evidente de sentimientos enfrentados) y, tras capturar a Cucamonga, pacta con éste preparar una emboscada para capturar a ambos hermanos en un intento de desarticular definitivamente la banda.

Entonces Lula despierta y le cuenta a Beto quién fue su agresor, por lo que rápidamente va a contárselo a Ray, que en ese momento está siendo víctima del plan urdido por la policía. Cucamonga dispara mortalmente a Beto en un intento infructuoso de evitar que se sepa la verdad. Ray persigue a Cucamonga por los tejados hasta que ambos se enfrentan en un duelo a muerte al que ninguno de ellos sobrevive. El apuntador, afortunadamente se encuentra bien.

La historia no es para nada irreal si se situa en aquel contexto de delincuencia, droga, corrupción y pandillas que se vivió entonces y que sirvió de recurrente inspiración para películas, autobiografías de quinquis rehabilitados (o no) y entrevistas de Jesús Quintero.

Para apoyar la importancia de la historia en el desarrollo del disco y hacerlo a su vez más inteligible, el álbum viene con un acertado comic realizado al estilo "de entonces" y que explica el argumento en cuatro actos para que el oyente no pierda el hilo.

Tony Manero CD Pandilleros
Tony Manero Pandilleros CD y Comic

¡Basta de historias! Hablemos de música

Antes de meternos a destripar más concienzudamente qué se cuece en esta producción, me gustaría hacer alguna alegación a propósito de otras críticas musicales que se leen por ahí a menudo. Muy habitualmente, y cada vez con más frecuencia, la democratización de la información en Internet muestra una cara poco agradable: la de algunos "críticos", bloggeros, o nuevos periodistas que confunden la retórica de sus artículos con la materia de la que osan hablar.

"Pandilleros" no ha escapado a este hecho, y así las cosas, es fácil encontrar críticas "musicales" en las que esta fantástica obra recibe calificativos como "pretencioso" o "desfasado". Es muy curioso, porque durante los muchos años que pasé encerrado en el conservatorio superior de música, jamás estudié asignatura alguna que tratase tan exóticos términos; en su lugar, a nosotros nos solían hablar de armonía modal, formas musicales, enarmonías de sexta aumentada, repentización, acompañamiento, contrapunto o acústica, por citar algunas materias. Ni rastro de cosas como las que habitualmente se mencionan en algunas críticas (aún me estoy preguntando cómo se escribe un acorde pretencioso, y si tendrá alguna relación o enarmonía interesante con una progresión desfasada).

Por lo que aprovecho para lanzar desde aquí un mensaje a según qué "expertos" en música: basta ya de vender humo, hablar de filosofía barata, basta de escribir sin decir nada, y de criticar destructivamente por criticar. Si se trata de hablar de música, pues hablemos de música, ¡joder! ¿Tanto cuesta?

Ahora sí, el disco

Pues apartando a un lado mi berrinche privado, y habiéndome por fin desahogado con la anterior parrafada, comencemos a entrar en materia. Pandilleros está formado por un total de 26 cortes enlazados, que narran la historia cronológicamente mediante pura música e intercalando algunas escenas habladas (interpretadas por miembros de FTM y algún colaborador externo) que otorgan a la obra una deliciosa aproximación al cine negro.

Algunos temas son totalmente instrumentales, mientras que otros contienen elementos vocales. Se mezclan diferentes estilos, siempre con el funk como centro de referencia, dando lugar a una heterogénea mixtura de pop, rock, (latin) jazz, psicodelia, rumba y musical hollywoodiense.

En general, la calidad musical es sencillamente abrumadora, especialmente en los temas más jazzísticos ("Nubes negras", "Persecución en las alturas", "Sexo, mentiras..."). FTM siempre nos mal acostumbró a unos brillantes arreglos de vientos y percusión, a intrincadas armonías imposibles, a ejecuciones perfectas y así convertían cada disco en todo un manual del buen gusto, el preciosismo y el buen hacer (especialmente el Sweet Movimiento). En ese sentido, Pandilleros no me ha defraudado, pues considero que la banda debe estar aquí muy cerca de haber tocado su techo.

Siempre se habla mucho acerca de qué es y qué no es buena música. Realmente es un tema espinoso, y todos los argumentos que yo podría dar para defender mi posición serían seguramente rápidamente rebatidos. Sin embargo, creo que (y conste que odio el uso de etiquetas) si hay algo que diferencia a la música "culta" de la que no lo es, es el uso de un discurso coherente a lo largo de la misma. Si analizamos una banda sonora de John Williams o una sinfonía de Brahms, por ejemplo, vemos cómo existe un discurso musical que va hilando toda la obra y otorgando a ésta de un sentido. "Pandilleros" comparte esta visión formal y utiliza unos preciosos leitmotiv que entrelaza de forma recurrente a lo largo de todas las piezas como elementos de construcción del fenomenal desarrollo de la obra.

La producción no se queda atrás, y es llamativa la increíble evolución (a mejor) que ha experimentado la Fundación desde su "Click!" en este terreno. Si aquél sonaba plasticoso y "cantaba" demasiado a DAW, el Pandilleros suena cristalino, potente, emotivo, moderno, rancio (cuando lo precisa), complejo o delicado, según los requerimientos del background de la obra.

El uso de los planos sonoros es sencillamente perfecto en la mayoría de los temas, permitiendo disfrutar de decenas de instrumentos a la vez de manera precisa y transparente, sin amalgamas debidas a malas ecualizaciones, graves enturbiadores ni compresiones excesivas (bien, en este punto hay alguna excepción que comentaré después).

Las pistas acústicas están muy bien grabadas y creo que han respetado relativamente bien el setup del grupo de cara a la interpretación en directo y puesta en escena. Aún así, hay algunos temas que están fuertemente basados en elementos de producción pura y dura (uso de vocoders, samples procesados, etc.) y que aún no imagino cómo recrearán en vivo (asumo que tendrán que hacer nuevos arreglos de algunas canciones, como ya ocurriera en el anterior trabajo).

Un trabajo de tal riqueza musical como este me incita irremediablemente a hacer algunos comentarios (siempre basados en mi opinión personal, privada e intransferible) recorriendo el CD pista a pista, así que allá vamos.

1. Pandilleros

Tras un espectacular gong, comienza una trepidante base de percusión y riff de guitarra con wah-wah, a la que pronto se sumarán unos vientos gritones que rápidamente nos situarán en medio de un capítulo de Starsky y Hutch. El estilo funky setentero es, y siempre fue, el fuerte de FTM y en este tema de introducción instrumental han querido dejarlo bien claro. La primera en la frente. Como tema principal e introductorio que es, ya desde este momento aparece alguno de los riffs (tocados al sintetizador) que irán decorando la obra en sus partes más dramáticas.

2. Brothers

Comienza con una linda introducción de órgano ejecutada magistralmente, y que rápidamente se diluye en una escala de tonos enteros dejando adivinar la melodía principal del tema que rápidamente pasa a ser silbada sobre un alegre ritmo de guitarra acústica. En este tema se nos cuenta cómo es un día cualquiera de una familia obrera de fin de los años 70. Paquito canta un espectacular falsete mientras nos cuenta la historia de nuestras propias vidas, la infancia nostálgica de la mayoría de los que hemos pasado la treintena. A destacar: el tema "tarareado", que es otro de los principales y sólidos leitmotiv que se irán repitiendo continuamente a lo largo del disco, así como las partes de órgano (la introductoria y el solo intermedio).

3. Pueblo de Sanjatan

Es una alegre rumba-funk en la que se adivinan las influencias adquiridas por los miembros del grupo en algunos de sus proyectos y colaboraciones externas. La canción nos describe con una fuerza espectacular la vida en los barrios obreros, donde todos son como miembros de una gran familia. La melodía del sinte de la introducción está emparentada con otro tema del disco llamado "Back to el barrio" que aparece después, cerrando así un círculo perfecto. De este tema me quedo con el potente tumbao de piano en sextas que aparece en mitad del tema, y con todas las partes de percusión.

4. Linda Lula

¡Uf! La última vez que algo me había hecho llorar, hasta escuchar este pedazo de canción, creo que fue Bambi. Los que en cierto modo hemos seguido la trayectoria de la FTM estábamos acostumbrados a ver a Paquito Sex Machine en su faceta de cantante de élite. Ha sido por tanto una sorpresa descubrir sus otras cualidades, como compositor y como guitarrista. En esta balada íntima y sentimental, nos cuenta cómo Ray empieza a enamorarse de Lula, su amiga de juegos de la infancia a la que ya le están saliendo tetas y vello púbico. La canción está construida sobre unos acordes realmente bellos y un Paquito que "se sale", y culmina como una especie de bossa. En cuanto a la producción, no sé si es mi estropeado oído o mis monitores cascados, pero me da la impresión de que la grabación de la voz tiene demasiado "cuerpo" para el intimismo que requiere el tema (¿quizás por la compresión o el previo?). Es mi opinión y espero que nadie me tilde de sacrílego si resulta que estoy equivocado. Por cierto, prestad atención al increíble solo de armónica.

5. Nubes negras

Al entrar en los años 80, no fue la adolescencia lo único que sorprendió a nuestros protagonistas; las drogas y la delincuencia empiezan a aparecer en el barrio de Sanjatan. Esto es simbolizado en este tema instrumental que empieza con una fantástica línea de bajo tocada al piano en un excitante compás mixto que va intercalando grupos de siete y de ocho partes, para pronto dar paso a la melodía principal interpretada por unos aterciopelados vientos. Con una interesante mezcla de jazz-fusion y ciertos toques de película europea de principios de los '70 (especialmente la parte de coros que se responden entre sí), Nubes Negras describe uno de los momentos de más dramatismo musical de todo el disco.

6. Malas calles

Una conversación radiofónica en la que se simula un acalorado debate acerca de la situación en que comienzan a encontrarse los barrios más desfavorecidos de la ciudad que sirve como puente al siguiente tema. De fondo tenemos una excelente sección de percusión que describe perfectamente, casi visualmente la escena, consiguiendo un toque de banda sonora muy apropiado y cercano al estilo de las producciones de Hans Zimmer. Cortito pero merece la pena escucharlo ignorando la conversación y centrándose en lo que suena debajo.

7. Los "Peineta"

El plato fuerte o single por excelencia del disco. Un divertido rock & roll macarra en el que se nos presenta a la banda de los "Peineta". Pegadizo, musicalmente correcto, y con un excelente trabajo vocal-teatral en el que varios miembros del grupo demuestran sus dotes como actores de musical de Broadway. Si se me permite la osadía, opino que se les ha ido la mano en la compresión del tema (probablemente durante la etapa de mastering). Lo cuál no le quita ni un ápice de brillantez, todo hay que decirlo.

8. Cucamonga

En este tema "hip-hopero" nos presentan al malo maloso, Benito Cucamonga, en un asombroso trabajo de producción cargado de exquisitos scratches, loops y samples sin desmerecer a las bien ejecutadas partes acústicas. La parte vocal es excelente, con una voz muy grave (¿colaboración externa?) e interpretación impecable. El personaje queda perfectamente descrito por un texto brillante, duro e hipnótico, a partes iguales. La parte de mandolinas es un auténtico gustazo.

9. Sexo, Mentiras y Barbacoa

Un interesante tema jazzístico instrumental focalizado en la sección de vientos con ciertos toques latin. Durante el desarrollo del mismo, como si de una escena real de una película se tratase, asistimos a una ingeniosa pugna verbal entre Cucamonga y Lula, la novia de Ray. Entre cada parte del diálogo hacen por turnos unas brillantes intervenciones el saxo, la trompeta y el trombón, mientras que la música se desvanece en las partes habladas (como si ésta sonase a través de una radio de fondo) gracias a un eficiente uso de la ecualización. Esto le da un delicioso aroma a novela negra que contribuye aún más a la tensión, dramatismo y ambientación de la obra en su conjunto.

10. ¡Vas a ser mía!

Cucamonga acosa a Lula con la perversa intención de violarla. Musicalmente se traduce en un tema instrumental de elevada tensión con unas partes de percusión demoledoras y un precioso piano aflamencado pasado por un delay, que desemboca en la...

...11. Violación

Aquí asistimos, con ambientación sonora incluída, a la agresión sexual y física a la que Cucamonga somete a Lula. El tema, al igual que toda la obra, va tomando un cariz cada vez más psicodélico hasta culminar en los golpes asestados a la chica. Excelente música programática con un buen trabajo de arreglo para los vientos y guitarras psicodélicas al uso.

12. Ray Goes Crazy

Nuestro protagonista pierde los estribos ante lo que le ha sucedido a su novia, lanzándose a hacer pagar el pato a toda cosa viviente que haya en varios kilómetros a su alrededor (especialmente a los maderos, a quienes Cucamonga ha culpado de lo sucedido). La pieza es una suerte de jazz-rock que evoca al "Peter Gunn" con una excelente línea de piano/bajo/guitarra y una apabullante demostración de poderío de los vientos con final salvaje.

13. Atlas

Beto, recién entrado al cuerpo de policía, es escogido como "topo" para atrapar a los "Peineta". En "Atlas", el muchacho se debate entre cumplir con su deber o ponerse del lado de su hermano Ray. Es quizás la canción más "popera" del disco, con una maravillosa guitarra a la que se le van añadiendo la batería y el bajo. Aquí Miguelito Superstar brilla por partida doble, como cantante solista, y por la excelente producción. Destacaría dos cosas de este tema: el inquietante lead de sintetizador, evocando una variación de la melodía principal de "Brothers", y la entrada de la batería; jamás antes un simple golpe de caja había dicho tanto por sí mismo.

14. Back to El Barrio

El tema instrumental que nos narra el regreso de Beto al barrio de Sanjatan, esta vez como policía infiltrado. Se trata de un delicioso tema con un aire de tango flamenco en downtempo (¡toma ya, qué a gusto me he quedado!).

15. La Noche de la Ganga

Tema vocal con estrella invitada (Tote King) que se marca un rap en su más puro estilo, describiendo cómo es la noche sanjateña, tomada al asalto por las bandas juveniles. Es un tema muy producido, al igual que pasaba con "Cucamonga", y está plagado de loops de TR-909, frases con vocoder, efectos y todo cuanto desees. El sonido del tema es espectacular y debería optar a single. Es otra de las canciones que tengo curiosidad por escuchar en directo.

16. Libera tu mente

O lo que es lo mismo, una apología descarada al consumo de drogas (¡hurra!) y de paso un guiño a los míticos Funkadelic. Un tema de una gran riqueza de sonidos psicodélicos, donde tienen cabida reminiscencias que van desde la misma Funkadelic hasta los discos más experimentales de los Pink Floyd más tempranos. Fantástico el final, que describe a la perfección los efectos de un Beto bajo los efectos de su primer "viaje".

17. Brothers (parte 2)

Construído con material sacado de la melodía principal del primer "Brothers", es un tema instrumental muy jazzístico con un tempo lento e íntimo, y con el inconfundible sello de los temas escritos por G. Brown en discos anteriores. Unas maravillosas progresiones armónicas y una fantástica ejecución de todos los vientos. Hmm. He de probar a dejar este tema de fondo la próxima vez que esté bien acompañado...

18. Doble Juego

De nuevo diálogo cinematográfico, en el que la policía captura a Cucamonga y le ofrecen traicionar a los Peineta a cambio de inmunidad. De fondo unos arpegios de guitarra eléctrica con trémolo al más puro estilo de los western con música de Morricone.

19. Coma

Pese a un aire más de chillout y ligeramente psicodélico, casi todo lo descrito para el tema "Brothers (parte 2)" puede ser aplicado aquí. De fondo escuchamos el "¡bip!" típico que marca los latidos del corazón en los hospitales (¡oh, quiero una máquina de esas!), que nos indica al final que Lula ha despertado de su coma para avisar del auténtico autor de su agresión.

20. Emboscada

Tema típico de ambientación de filme policíaco de los '70, con todos los ingredientes (jazz, mucha acción, sirenas, disparos, y, sobre todo, mucho Hammond). Con una gran fuerza y tensión, nos lleva al momento en que Cucamonga dispara a Beto por la espalda.

21. Beto's dead

Tema corto de una excelente calidad musical (¡amo! esa armonía modal) para acompañar el dramático momento de la muerte de Beto a brazos de su hermano, mientras el primero le cuenta a Ray que Lula ha despertado y que Cucamonga es el traidor y causante de todo.

22. Persecución en las alturas

Ray persigue a Cucamonga por las azoteas de los edificios con esta pedazo de composición que habría hecho palidecer al gran Henry Mancini. Excelente obra de jazz compuesta al estilo de una big-band que intercala guiños al tema de Nubes Negras. Magnifico el arreglo para vientos así como la excelente interpretación. Si algún día mi vida dependiese de tener que escoger un sólo tema del disco, sin duda sería este.

23. Ray Vs. Cucamonga

Flamenquito del bueno compuesto sobre el tema de "Back to El Barrio" en el que casi podemos ver a Ray y Cucamonga en un duelo a muerte bajo el reflejo de la hoja de sus navajas. En algún momento pareciera estar a punto de escucharse el quejío de Jesús de la Rosa. En el final tenemos otra escena teatral en la que Ray, herido de muerte, pisa las manos de Cucamonga que, bajo la lluvia, permanece agarrado del borde de la cornisa, haciéndole así precipatarse al vacío (¡oh, wait!, yo he visto esta escena antes... hmmm. Ray... Roy..., no, olvídalo, no puede ser, Deckard no moría).

24. Muerte

Con diferencia el motivo más dramático y triste de la obra, Muerte es un exquisito tema a piano solo, compuesto sobre la melodía brevemente insinuada en diversos puntos de la historia (Nubes Negras, Pandilleros, etc.) y desarrollada con delicadeza, hasta conseguir hacer llorar hasta a las piedras de sentimiento. Excelente composición, y aún mejor ejecución. Toda una lección de buen gusto.

25. Redención

Tema más alegre en el que Beto y Ray se encuentran de nuevo en el cielo y son felices y todo eso (oohhhh, qué bonito). Bromas aparte, un tema con una música más optimista (muy de teleserie americana), aparentemente diseñado para poner la guinda final a la historia y causar el clímax en el entregado público, que pedirán bises mientras se deshacen en aplausos y jaleos varios. Por cierto, la setentera coda del tema (y de la obra), sencillamente me encanta.

26. Pandilleros Remix

Pues eso... un remix que hace las veces de teaser de la película. Muy bien realizado, pero sin más interés en particular.

Para rematar este comentario ya sólo se puede añadir que vale la pena, en estos tiempos que corren, lanzarse de cabeza a comprar este disco en vez de piratearlo, ya que por desgracia no se hacen discos así desde hace muchos años. En un tiempo en el que la música comercial se reduce a la radiofórmula o a las muchas bazofias que nos cuelan con la etiqueta de "alternativo", es algo irrepetible poder contar con una producción tan mimada y trabajada como esta.

Gracias, Fundación Tony Manero, por habernos dado "Pandilleros".



(Semanas más tarde de haber escrito el anterior artículo, escribí una reseña a propósito de la presentación en directo a finales de marzo que muestro a continuación)



"Pandilleros" en vivo.

Este pasado fin de semana, 28 y 29 de Marzo se presentó en directo el espectáculo "Pandilleros" de Fundación Tony Manero, basado en su último disco de igual nombre.

He podido asistir al bolo del día 29, el dedicado al público general y no he podido salir más contento. Dada la naturaleza de "Pandilleros", la Fundación ha escogido la representación en un teatro (L'Estruch, en Sabadell), más apropiado que las salas de baile habituales.

Vaya por delante que mi sueño de siempre, hasta ahora incumplido era poder disfrutar de un concierto de alguno de mis grupos favoritos sentadito, sin gente que me impida saborear todos los detalles y matices del espectáculo. Así que ya a priori las cosas no podían salir demasiado mal en una puesta en escena diseñada para el recinto en cuestión.

Para que la gente pueda seguir la historia de "Pandilleros" han colocado una pantalla atrás con una serie de videos que van ilustrando la película sonora concebida por Lalo. Al principio de cada acto además se puede leer un texto introductorio que resume lo que va a ocurrir. Por si fuera poco, a la entrada te dan una especie de tríptico con el mismo comic que ha sido incluído en el CD original. Sin embargo, nada de esto ha servido de mucho y a algunas personas se les escuchaba murmurar que no entendían nada.


¿Qué ha ocurrido? Pues sencillo: nadie se ha leído el comic entregado a la entrada antes de comenzar el espectáculo (¡lógico, nadie les avisó!) y una vez sentados en el teatro, no había suficiente luz para hacerlo. Para colmo, los textos introductorios de cada acto en el video tampoco se leían más que en las primeras filas debido a la tipografía y tamaño de letra usados durante la realización del mismo (ahora ya sabéis por qué en las pelis norteamericanas cuando se ve a alguien teclear en una computadora salen unas letras gigantes que no se parecen a las de vuestro Güindous).

Superado este inconveniente, el espectáculo tiene una excelente iluminación y aún mejor sonido; desde aquí envío mis felicitaciones al técnico. Todo un lujo disfrutar de un concierto en estas condiciones.

Tras comenzar el "gong" de rigor, empieza la diversión. Mi primera impresión ha sido de estupefacción; imaginaba que tocarían a la perfección los temas, ya que a eso nos tiene acostumbrados este grupo, pero es que la técnica y precisión de todos los músicos es tan aplastante que llegué a tener la sensación de estar escuchando directamente el disco.

Así, un tema tras otro, clavando en directo nota por nota lo que habían hecho previamente en estudio. Tan sólo unas pocas gambas inapreciables en general y una interpretación y sonido de lujo. A pesar del obligado uso de la tecnología para disparar percusiones electrónicas, pistas de audio de diálogos, sincronía con el video, etc., algunos temas han sufrido pequeñas "mutaciones" en el arreglo o en los finales para poderlos amoldar al directo. Me quito el sombrero ante la sección de vientos y con qué maestría han hecho la reducción de la "Persecución en las Alturas" para que siga sonando a "big band".

La interpretación de Paco "Mantecao" al piano en "Muerte" nuevamente me ha dejado sin aliento. Las capacidades como músico y como intérprete de este gran pianista están fuera de toda duda.

Este directo también ha servido para poner de manifiesto algunas cosas destacables:

-Que la Fundación sigue siendo hoy por hoy el mejor grupo en directo de nuestro país, y me atrevería a decir que debe haber pocos a su nivel en el ámbito internacional.

-Que Miguelito Superstar ha transformado sensiblemente su rol en la banda, orientándose más a tareas de producción, lo cuál queda patente también en el espectáculo al intervenir menos interpretando, y más al cargo de las máquinas. Una pena, porque para mi gusto la voz de Miguelito habría sido mucho más apropiada para "Cucamonga" que la de Lalo. Pero claro, el malo tenía que ser el inventor del cotarro.

-Que los miembros de Fundación Tony Manero son mucho más polivalentes de lo que parecían, y gracias a esto hemos podido presenciar a Lalo tocando teclados, Paquito tocando guitarras, Solomon Rabinad echando un cable a Ernesto W. Santamaría, etc...

Aunque supongo que en los subsiguientes conciertos las cosas no podrán ser igual (una sala de baile sencillamente no es el lugar para disfrutar de esta obra), animo a todo el mundo a que no se pierdan la puesta en escena de "Pandilleros"; sin duda hará disfrutar a todos, tanto los amantes de la buena música, como los que sólo deseen divertirse y disfrutar de un interesante disco visual.

4 comentarios:

  1. Espero vuestros comentarios. Sé que soy muy drástico en mis opiniones, así que estaré encantado de que me hagáis ver otros puntos de vista!

    ResponderEliminar
  2. no encuentro el video de los hemos obligados a ser maltratados

    ResponderEliminar
  3. ¡Me ha encantado tu análisis tanto como el disco! Me ha gustado tus comentarios sobre cada pista, he escuchado el disco a la vez y has hecho que me de cuenta de sutiles detalles que había pasado por alto. Enhorabuena por el trabajo :)

    ResponderEliminar
  4. En realidad sólo hablé de las cosas escuchables a "simple vista". Para los detalles sutiles reservaré otro post algún día...

    ResponderEliminar

Siéntete libre de opinar lo que te plazca, pero hazlo de manera educada. Los ataques personales que no hagan ningún otro aporte no serán publicados con el fin de mantener el tono de cordialidad.